Este proceso se utiliza para sacar un brillo extremo a los pavimentos (mármol, terrazo y mosaicos hidráulicos).

El acabado elegante, proporciona la impresión visual de que el suelo parece un cristal.

El mantenimiento es mínimo pues se utiliza la mopa, la escoba o un aspirador para el polvo y se friega con agua y jabón.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted